Flowers Guasca

Guasca is a small city about 45km from Bogotá, at 2,800 mts above sea level. It is mainly an agricultural community as well as a strong milk production center. There is also a considerable presence of the flower industry. Colombia is well known for its flower production for international exports. Its main clients are Japan, Russia, and the US. This industry is restricted from starting new ventures in the municipality; however, the existing ones are free to continue their production. It is an industry with a very harsh and overall negative impact on the environment, as well as for the health of its workforce. It is one of the industries, which uses various pesticides and chemicals for its flower production. These chemical and toxic products find their way into the local natural waterways, affect directly the people who work in these greenhouses, and also find their way into the local milk production as local farmers feed the leftovers of the flower production discarded and given out ‘free’ by the flower industry to local farmers. Local farmers claim these leftovers boost their cows’ milk production.

The work conditions are not that favorable for employees. These companies employ a large work force, mostly women, and only ensure the bare minimum required by law. The women work between 9 and 15 – hour days, for about $6 – $9 US dollars per day, and most of the time very little attention is given to worker safety and health.

A three women, workers of the flower industry, participated in the information and donation session from the WonderCup campaign. Similar to the women from the Moravia district, these women shared the same lack of access to information and access to product diversity. One of the most surprising factors discussed in this session was the hurdles cultural norms place on the very needed discussions on the topic of menstruation and women’s health in general.

Guasca es una pequeña ciudad situada a 2,800 mts del nivel del mar, aproximadamente a 45 km de Bogotá. Es principalmente una comunidad agrícola, también con una fuerte producción lechera. Existe una fuerte presencia de la industria de las flores. Colombia es conocida internacionalmente por la calidad de exportación de su producción de flores, sus clientes principales son Japón, Rusia y los Estados Unidos. En Guasca esta industria tiene restricciones para comenzar nuevos proyectos o invernaderos, por lo tanto, los que ya existen tienen luz verde para continuar su producción. Es una industria con un efecto pesado y en general, impacto negativo para el medioambiente y también par sus trabajadores. Es una de las industrias que más usa varios pesticidas y abonos químicos para su producción. Estos químicos y productos tóxicos terminan en las vías hídricas locales, afectan directamente a las personas que trabajan en esta industria, y también terminan en la producción local de leche, siendo que es una práctica común alimentar vacas con los restos de la producción de flores que son dados “gratis” por las productoras de flores. L@s agricultor@s locales dicen que estos restos aumentan la producción de leche de sus vacas.

Las condiciones laborales no son muy favorables para l@s trabajador@s. Estas compañías contratan una grande mano de obra, la mayoría mujeres, y escasamente respetan lo mínimo requerido por ley. Estas mujeres trabajan entre 9 -15 horas por día y reciben entre $6 -$9 dólares por día, y muy poca atención es dada a su salud y seguridad en el trabajo.

Tres mujeres, de la industria de las flores participó en la sesión informativa y de donaciones de WonderCup Colombia. De manera similar con las participantes de Moravia, ellas también compartieron sobre la falta de acceso a información y de acceso a productos de calidad para su salud. Uno de los factores más interesantes discutidos en el taller, fue acerca de la manera en que obstáculos culturales limitan las necesarias discusiones sobre el tema de la menstruación y la salud de la mujer en general.